Juez de azucarera Pucalá denunció que OCMA pone en peligro su vida

12510319_542198485953976_1564924325396676062_n

Fuente: Diario La República

“He venido a Lima a defender mi vida y mi trabajo, no quiero ser la víctima Nº 26”, dice el suspendido juez del 3er Juzgado Civil de Chiclayo, Óscar Tenorio Torres. El magistrado se refiere a los 25 asesinatos por sicariato, ocurridos en los últimos años, en torno al litigio por el control de la azucarera Pucalá.

Entre las víctimas está la secretaria de su juzgado, Doris Ruiz Salazar, asesinada en setiembre de 2012. El crimen permanece impune.

El 30 de diciembre último, a pedido de la Odecma de Lambayeque, la Unidad de Prevención de la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) lo suspendió como juez, por tramitar una acción de Amparo contra la Municipalidad de Colán, en Piura.

Tenorio considera que esta suspensión es irregular y obedecería a motivos extrajurídicos. La acción de Amparo del caso Colán no prosperó y el expediente se encuentra archivado desde el 1º de septiembre de 2015.

“Sí no hay ningún perjuicio por qué me suspenden y no me permitieron defenderme”, dice Tenorio. La suspensión provocó el retiro de la protección policial que recibe desde la muerte de Doris Ruiz.

Además, horas después de recibir la sanción de OCMA, una serie de amenazas llegaron a su celular. “Ya te botaron ahora si vas acavar como el huev… de la sunat si sigues jodiendo. Quitat para siempre de ese jusgado si regresas nuestra gente te va a mandar con tu secretaria la finadita doris ruiz…cuida tu vida olvídate de Pucalá tu familia es lo primero”, decían los mensajes plagados de errores ortográficos.

Las amenazas se referirían al asesinato Nº 25: El crimen del auditor de la SUNAT, Luis Cieza Herrera, el 25 de diciembre pasado. Cieza había presentado un informe a la Fiscalía sobre lavado de activos de gente vinculada a las azucareras.

Hace un año y medio, Tenorio nombró un nueva administración para la azucarera Pucalá, que ha devuelto la tranquilidad a esta empresa. Pero, en diciembre último, se presentó una solicitud para cambiar esta administración.

Este pedido está pendiente de solución y ahora tendrá que ser resuelto por el juez provisional que lo reemplaza. Tenorio ha solicitado una audiencia con la jefa de OCMA, Ana Aranda, para explicarle la situación, aclarar el caso Colán y denunciar a los que quieren que salga de Chiclayo.